ENTREVISTA A LA HNA. MARÍA INÉS CORRAL: LOS INICIOS DE LOS CÍRCULOS BÍBLICOS

Esta entrevista ha sido publicada en la revista digital Familia Cristiana.

-Por Gloria Batalla-

Con motivo del «Mes de la Biblia» que la Iglesia celebra en el mes de Septiembre, ofrecemos una entrevista a la hermana María Inés Corral, testimonio invaluable de la pastoral bíblica en nuestro país, iniciadora de los Círculos Bíblicos y de mucho más.

Cuando leo la divina Escritura, Dios vuelve a pasear por el Paraíso terrestre” (San Ambrosio). Esta frase expresa claramente mi gozo al llevar la Palabra de Dios… Se me ha concedido palpar la felicidad del jardín del Edén en muchos corazones que se iniciaron como “peregrinos de las Sagradas Escrituras” (Hna. María Inés Corral).

En el mes dedicado a la Biblia, tengo el gusto de entrevistar a la teóloga Hna. María Inés Corral, de las Hermanas Auxiliares Parroquiales de Santa María, quien fuera la Iniciadora, de los “Círculos Bíblicos” y las “Escuelas de Catequesis Bíblica” en la Diócesis de Lomas de Zamora siendo su obispo, en ese momento, Mons. Desiderio Collino.

– Hna. María Inés, es un gusto encontrarme con Ud. El tema que hoy nos reúne es hacer conocer a los lectores como comenzaron los “Círculos Bíblicos”

En 1988 el Pbro. Frans De Vos, Director de la Junta Diocesana de Catequesis de Lomas de Zamora, organizó una Semana Bíblica y la respuesta fue tan numerosa, que se necesitó trasladar el evento al teatro más cercano.

Por entonces yo era Profesora de Biblia en el Seminario Catequístico Diocesano y conversé con el P. Frans, mi inquietud acerca de la continuidad. Deseaba encontrar los caminos que lleven la Biblia al corazón de las personas y los grupos, las instituciones, las parroquias.

El Obispo de la Diócesis de Lomas de Zamora (que en aquel momento abarca también a Lanús) era Mons. Desiderio Collino quien presidía la Fundación “Palabra de Vida”, responsable de la realización y difusión de la versión de la Biblia titulada: “El libro del Pueblo de Dios”. Una traducción realizada por argentinos (PP. Armando Levoratti y Alfredo Trusso) y para argentinos.

Por primera vez nos llegaba la Biblia de un modo sumamente accesible y esto, en dos sentidos: en el lenguaje y en el precio ya que diversas instituciones católicas de otros países apoyaron económicamente esta impresión.

Mons. Collino deseaba que, la Biblia no fuera un libro más en las estanterías de nuestras casas y me llamó para encomendarme lo que él llamó: “LA CAMPAÑA BÍBLICA”.

-¿Cómo continuaron después de esta experiencia profética? ¿Cómo concibe a los Círculos Bíblicos?

Comenzamos a realizar “TARDES BÍBLICAS” en las Parroquias. En una forma muy sencilla hablábamos de la necesidad de volver a la Palabra de Dios, de escuchar al Señor en su Palabra, de alimentar nuestra vida espiritual con este Pan. En el mismo encuentro hacíamos la experiencia de rezar en pequeños grupos un pasaje bíblico.

El Señor nos permitió ver el gozo de la gente, su entusiasmo, su alegría al escuchar la Palabra de Dios. A continuación los invitábamos a continuar con la experiencia… con la confianza de que la Palabra escuchada en grupos, va formando las comunidades testigos del Señor resucitado que se hace presente donde “dos o más se reúnen en mi Nombre”.

A estas pequeñas comunidades las llamamos “CÍRCULOS BÍBLICOS”. “Círculo” porque en ellas todos estamos a la misma distancia de la Palabra y es la Palabra, la que hace eco en cada uno de nosotros de modo personal. Para apoyar esta iniciativa escribí un pequeño “Manual del Animador” y una guía para cada encuentro. Seguíamos las lecturas de los domingos por dos motivos: que el encuentro previo al domingo, de por sí, fuera una invitación a participar en la Eucaristía dominical para unos y una preparación vivencial para otros.

¿Dónde comenzaron las Escuelas Bíblicas?

Con el tiempo nos dimos cuenta que estos grupos necesitaban apoyo, acompañamiento, mayor formación. Así nacieron las “ESCUELAS DE CATEQUESIS BÍBLICA SAN JERÓNIMO” tanto en Lomas de Zamora como en Lanús.

Años más tarde iniciamos con la Hna. Reneé, la Escuela de nivel diocesano en Wilde (Diócesis de Avellaneda) donde aún permanece. En cada lugar las Escuelas se adecúan a las orientaciones de la Diócesis.

Era necesario que los Animadores de los Círculos tuvieran formación bíblica, que en las vicarías hubiera agentes de Pastoral Bíblica que los visitara, los reuniera, siguiera impulsándolos a llevar la Palabra donde aún no estaba…

Tengo recuerdos muy gratos de estas experiencias… escuchar a esta gente (ciertamente, en su mayoría mujeres) que sostenían con su presencia la capillita del barrio, que convocaban a los vecinos y abrían sus casas para escuchar la Palabra, que inclusive, pedían alguna dependencia en el club del barrio para reunirse…. era un gozo del alma!!!

Las Escuelas se iniciaron con un encuentro semanal de tres horas durante tres años. No pretendíamos nada más, ni nada menos, que despertar el amor y el entusiasmo por la Palabra de Dios… todo lo demás vendría por añadidura…

La Escuela les entregaba un certificado como “Animador Bíblico”, un testigo del ánimo que imprime en nuestro corazón la Palabra de Dios.

Suele pasar que cuando nos encontramos en serio con la Palabra, no queremos detenernos en el camino, por eso la Escuela se vio obligada a continuar con cursos destinados a los ex alumnos.

-¿Cómo llevaron adelante este propósito?

La Escuela buscaba que los participantes supieran aprovechar todo el aparato crítico de sus biblias, que tuvieran nociones del Plan Salvador de Dios, que descubrieran a Jesucristo como centro y culmen de la Revelación, que se sintieran discípulos del Señor y por tanto misioneros.

Cada encuentro con la Palabra busca responder al Mandamiento de los mandamientos: “Escucha Israel”. El Señor en su Palabra, viene a conversar con nosotros como amigos para invitarnos a su intimidad: “que dice”, “qué me dice”, “qué le digo”…

-¿Cuándo comienzan con esta hermosa experiencia en esta ciudad de Bs. As? ¿Quiénes le acompañaron en esta hermosa misión?

Aunque nuestra acción pastoral estaba en la Diócesis de Lomas de Zamora, nosotras las (Hnas. Auxiliares Parroquiales) vivíamos en Bs. As. Y por eso nos surgió la inquietud de intentar la experiencia en nuestra Arquidiócesis.

Fui personalmente a hablar con el Director de catequesis, en ese momento el Pbro. Alejandro Puiggari, y él después de ir a Lomas de Zamora se dirigió a la Parroquia Santa Rosa de Lima.

-¿Por qué Santa Rosa de Lima?

En ese entonces en la Basílica Santa Rosa, estaba de párroco el Padre Oscar Ojea y en ella había creo que doce o quince Círculos Bíblicos muy bien acompañados y guiados por su Párroco y su Coordinadora, la Sra. Susana Milanessi de quien tengo un imborrable recuerdo lleno de gratitud y admiración.

El P. Alejandro después de conocer esta experiencia nombró como Responsable para implementar los Círculos en la Arquidiócesis a Clarita Ferrari. Clarita, con un dinamismo incasable y gran capacidad de organización se desplazó a diversas parroquias que la solicitaron realizando lo que llamó: “Curso de Animadores”, después del cual quedaban los Círculos en la parroquia. En ese tiempo el Día Bíblico se celebraba con una tarde que reunía mucha gente, recuerdo encuentros con más de quinientas personas.

-¿Cómo surgen las Escuelas de Catequesis Bíblica San Jerónimo” de nivel parroquial?

La Junta de Catequesis de Lomas de Zamora implementó en las parroquias un curso para catequistas y esto nos inspiró para comenzar con las escuelas bíblicas de “nivel parroquial” destinadas a aquellas personas que por diversas razones no tenían acceso a la diocesana.

En la Arquidiócesis comenzamos por iniciativa de los laicos del Decanato Chacarita. En una reunión del decanato, los sacerdotes pidieron a los laicos que expresaran sus propuestas. Ellos proponen tres iniciativas: una en el orden de la caridad, otra de la liturgia y la tercera en orden a la formación

En el orden de la caridad proponían una nueva presencia en la Villa de Chacarita.

En Liturgia, una fuerte presencia en el día de los Difuntos en el Cementerio de Chacarita ya sea para invitar a la Eucaristía a la gente que ese día se vuelca masivamente al lugar, o bien para acompañarlos a rezar en la tumba de sus difuntos, etc. Posteriormente, esta iniciativa se fue extendiendo a los otros cementerios de la ciudad.

En la iniciativa de formación pedían las Escuelas San Jerónimo de Catequesis Bíblica en las parroquias.

Así fue como iniciamos en la Parroquia de La Resurrección del Señor un curso de tres años con un grupo muy interesado y muy responsable a través del cual se fue difundiendo la experiencia. Con el tiempo la escuela se llevó a también a La Conversión de San Pablo, San Roque, San Alfonso, San Ambrosio, Sagrada Familia, Santa Rosa de Lima, Ntra. Señora del Rosario, etc.

-¿Quiénes le acompañaron en una tarea tan intensa?

Allí se involucraron las Hnas. Tomasa Quintana, Ana Losinno, María de los Ángeles Puy, Reneé Batalla. Al mismo tiempo con los ex alumnos íbamos formando un equipo de laicos que son los que las sostiene actualmente ya que las Hermanas no siempre permanecemos mucho tiempo en el mismo lugar.

-¿Qué formación reciben en las escuelas?

La escuela tiene en este momento de 5 módulos. Busca adaptarse a las exigencias de la vida del laico que trabaja, estudia y no siempre cuenta con tiempo para sí mismo. Los momentos presenciales son una vez al mes pero luego tienen un encuentro en pequeños grupos y de ese modo se va dando la escucha comunitaria de la Palabra. De cada encuentro quedan pasajes bíblicos para seguir rezando y tarea que luego se pone en común en el encuentro del grupo.

La Iglesia nace como pequeñas comunidades en torno a la Palabra de Dios y hoy.

Se viven situaciones muy difíciles que muestran cuánto ayuda un grupo que se mantiene unido por la escucha de la Palabra.

-¿Qué temas toman para la formación?

El temario de estos módulos es el siguiente: “Introducción a la Biblia”, “Plan de Salvación” y luego tres temas fundamentales de nuestra fe: Jesucristo, Iglesia y Hombre. Estos tres temas son fundamentales en nuestra fe, están en la base de nuestro pensamiento cristiano. El cristiano tiene un pensamiento propio acerca del hombre, de Jesucristo y de la Iglesia. Jesucristo no es un personaje que pasó por la historia, sino alguien que está vivo y resucito, Él es nuestra esperanza, la razón de nuestro modo de vida. La iglesia no es una institución más dentro de tantas de este mundo, es un misterio de fe, es la que hace presente a Cristo, es la comunidad en la cual vivimos y nos orienta y alimenta, el hombre no es algo descartable en este mundo, es hermano, objeto del amor de Dios, su Padre.

-¿Tiene experiencias que muestren que realmente la formación es muy necesaria?

Te cuento una experiencia muy gozosa: una señora que estaba en cuarto año me dijo “ahora me siento iglesia, por primera vez” y otra me comentó que ella a pesar de ser una persona de vida parroquial, no encontraba palabras para hablar de su fe y a partir de la Escuela sintió que ahora sabía cómo expresarla… así fue como comenzó a visitar los enfermos del hospital de su barrio con el gozo de llevar el mensaje de Jesús.

Son gente vinculada a la parroquia, quizás no de misa dominical, y el Mensaje del Señor en su Palabra, la pone de pie.

Con estas experiencias me reafirmé en la necesidad que hoy tiene la Iglesia de una catequesis de adultos, por eso queremos que las escuelas sean de “catequesis bíblica” y los que las acompañamos nos llamamos “Animadores” porque animamos a que cada uno se encuentre con el Señor en su Palabra.

-Las hermanas ¿veían esta necesidad que tienen los Círculos Bíblicos de un acompañamiento?

Te cuento una experiencia muy linda sobre la necesidad de animar la vida de los Círculos. La Hna. Ana Losinno realmente se entregó con fervor y constancia en esta tarea en la “Parroquia del Tránsito de la Virgen” en el barrio de Once. Allí después del curso inicial se formaron al menos, seis Círculos y el párroco los acogió y acompañó, ¿cómo? Cada semana se reunía con los Animadores y oraban con las lecturas de los textos del domingo. Fue una hermosa experiencia. Tanto los Círculos Bíblicos como las Escuelas de Catequesis Bíblica son “parroquiales” no son un movimiento que ocupa las instalaciones de la parroquia, son una forma de pastoral parroquial, son una ayuda para que todos los cristianos nos volvamos “peregrinos de las Sagradas Escrituras” como nos decía Juan Pablo II.

-¿Cómo siguen hoy y dónde y quiénes son los responsables?

Somos un grupo de unas diez personas. ¿Cómo hacemos? ¿Dónde nos reunimos? Nos reunimos en la casa de Luisa, miembro del equipo, que nos acoge y nos llena de atenciones. Nuestra tarea consiste en actualizar los contenidos, acompañar a cada parroquia, preparar el retiro anual y seguir dando a conocer esta iniciativa.

-Hermana María Inés ¿en qué actividad está hoy?

Además de estar en el Equipo Responsable y dar el curso a los ex alumnos, estoy en la parroquia de la “Sagrada Familia” en Saavedra. Allí la que, desde hace años convoca, es una laica: Margarita. Ella es la que invita a la gente para que se integre, la que prepara el salón, atiende la puerta y en el recreo nos conforta con algo calentito. Todos estos detalles son parte de la vida de comunidad que intentamos. En esa parroquia, cada año se integra gente nueva y por eso no podemos dar por concluida la Escuela porque a alguno siempre le falta algún año, además los ex alumnos siguen apoyando, participando…

Este año hay catequistas participando y a mí me alegra mucho esto, ya que ellas tienen una misión muy importante en la trasmisión de la fe y la formación bíblica que reciben en los seminarios Catequística no alcanza.

-¿Porque te parece que las catequistas necesitan mayor formación bíblica?

Bueno, yo misma fui profesora en el Seminario de Lomas y aunque Teníamos 60 horas para Antiguo Testamento y 60 para el Nuevo, los ex alumnos que posteriormente pasaban a las Escuelas San Jerónimo se alegraban enormemente al profundizar en la Biblia.

La formación bíblica lleva a un crecimiento espiritual y a una valoración de la vida personal que abre nuevas rutas en las personas.

-¿Se están formando otras Escuelas?

Sí, se inició una en la parroquia de “San Carlos”, en Almagro, otra en la Posada del Orante, y como ya dijimos en San Alfonso y Ntra. Sra. del Rosario de Palermo.

En nuestra Casa General también hay un grupito. Comenzaron en la parroquia San Roque y como allí quedó un grupo muy reducido se trasladó a nuestra casa.

-¿Son todos laicos lo que están en esta tarea?

En la Arquidiócesis, sí, el Equipo está formado por laicos.

Quiero participarte una hermosa experiencia: las Escuelas llevada por Liliana, integrante del Equipo, a dos pequeños pueblitos de la Arquidiócesis de Corrientes: Tatacuá e Itaibaté. Allí con el esfuerzo de un día de viaje y en medio del olor del guisito que mientras escuchaban, la gente iba preparando para almorzar juntos, ella fue dando la Escuela que luego continuó con Círculos Bíblicos. En esas soledades, estas pequeñas comunidades son fundamentales para sostener y crecer en la fe.

Los Círculos Bíblicos hoy funcionan en muchas provincias del interior del país.

-¿Cómo quedó en Lomas?

Como dijimos de Lomas de Zamora se extendieron a Lanús y a Avellaneda, en cada lugar con su modalidad propia y la Hna. Renée, continúa en Wilde Diócesis de Avellaneda.

De Lomas no tengo mayores noticias, pero una ex alumna está intentando en algunas parroquias de Lanús, la escuelas de nivel parroquial… y como siempre con gozo en el alma viendo la alegría que la Palabra despierta en los corazones.

Gloria me gustaría terminar esta conversación con las palabras del Papa Francisco a las catequistas el 21/05/2019:

“El catequista no es un maestro o un profesor
Que cree que da una lección.
…la catequesis es la comunicación de una experiencia
Y el testimonio de una fe que enciende los corazones,
Porque introduce el deseo de encontrar a Cristo”

Es lo que buscamos y suplicamos que suceda en las Escuelas San Jerónimo de Catequesis Bíblica.

Anuncio publicitario

Autor: ABP CEA

Blog del Departamento Nacional de Animación y Pastoral Bíblica de la Conferencia Episcopal Argentina (DeNAPBI).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: